Home page


Perfeccionando a los santos

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

La Necesidad de la Práctica


INTRODUCCIÓN 

1. En nuestra lección previa, hicimos las siguientes observaciones...
   a. Que Cristo dio “dones” a Su iglesia – Ef 4:7-10
   b. Que tales “dones” incluyeron funciones tales como “evangelistas, pastores, maestros” – Ef 4:11
   c. Que la meta de aquellos empleados en estas funciones es “perfeccionar a los santos para el ministerio” – Ef 4:12-16
   d. Que el Señor aún está construyendo Su iglesia, abriendo puertas para aquellos que están preparados para servir – Hech 14:27;
1 Cor 16:9; Col 2:12; Col 4:3
   e. Que si deseamos que el Señor abra puertas para nosotros, debemos estar preparados para servirle, tanto como individuos como congregación – 2 Tim 2:20-21; Apoc 3:8 

2. Entonces tenemos “La Necesidad de la Providencia” para estar interesados acerca del perfeccionamiento de los santos para el ministerio
   a. Esto necesita ser un interés que tenemos como individuos
   b. Y debería ser un interés que tenemos como una congregación local 

3. Antes de ir más adelante, pienso que podría servir bien describir lo que llamo “La Necesidad de la Práctica” para el perfeccionamiento de los santos para el ministerio 

   [En otras palabras, desde un punto de vista práctico, cualquier congregación que desee crecer debe de considerar seriamente el “Perfeccionamiento de los Santos para el Ministerio”. 

   Para entender lo que quiero decir, considere el reto de mantener el crecimiento de la iglesia en forma consistente...]
 

I. EL SINDROME DE “LA PUERTA QUE GIRA” 

   A. MUCHAS IGLESIA SE PREOCUPAN POCO DE GANAR MIEMBROS...

      1. Algunos son muy diligentes en difundir el evangelio, y en que las personas sean obedientes al Señor

   2. Otros son bendecidos de vivir en áreas en crecimiento, y los cristianos buscan por una iglesia cuando se mueven en el área 

   B. PERO LA MAYORÍA DE LAS IGLESIAS SE PREOCUPAN POR MANTENER A SUS MIEMBROS...

      1. Pierden miembros aproximadamente tan rápido como los ganan
         a. Los nuevos convertidos se vuelven débiles en la fe, y son arrastrados por la corriente
         b. Los nuevos cristianos en el área asisten por un tiempo, y después miran hacia otra parte

      2. Ha sido bien documentado que muchas iglesias no pueden ir más allá de “la barrera de los 75” o de “la barrera de los 200” miembros
         a. Ambas barreras están relacionadas a las “dinámicas de grupo” (principios que afectan la habilidad de la gente para relacionarse uno a otro en un grupo particular)
         b. Pero el problema básico se reduce a esto: el crecimiento no es continuo, debido a que las personas no están siendo asimiladas dentro de la “vida familiar” de la congregación 

   [Algunas personas realmente no son cuidadosas del crecimiento de la iglesia, y están felices de mantener el “estado actual.” ¡Pero aquí estamos hablando de las almas, no del número, y cualquier cristiano verdadero tendrá interés en lo que puede ser hecho para agregar almas al cuerpo de Cristo! 

   La solución al “síndrome de la puerta que gira” en la actualidad tiene varios elementos diferentes. Pero prosiguiendo con nuestro tema del “perfeccionamiento de los santos para el ministerio”, me enfocaré en un elemento esencial...]
 

II. EL INVOLUCRAMIENTO DE CADA MIEMBRO 

    A. LA IMPORTANCIA DEL INVOLUCRAMIENTO DE CADA MIEMBRO...

       1. En su libro POR QUÉ CRECE LA IGLESIA (WHY CHURCHES GROW), Flavil R. Yeakley enfatizó la importancia de que cada miembro estuviera involucrado de una manera u otra...

       2. “Entre más se involucra una persona en la obra de la congregación, más importante se vuelve la congregación en su vida. Lo que sigue lógicamente, entonces, es que una congregación que le ofrece a la gente muchas oportunidades de involucrarse sería más exitosa en atraer y mantener a los convertidos que una congregación que ofrece pocas oportunidades de involucrarse.” (pág. 40)

       3. “El evangelismo total incluye más que alcanzar al perdido. Incluye también involucrar a los miembros en la obra de la congregación local. Si una congregación no utiliza a los miembros los pierde... las congregaciones con el más alto índice de deserción fueron las congregaciones con los niveles más bajos de involucramiento.” (pág. 113-114)

   4. “Si una congregación puede mantener un alto nivel de involucramiento, su proporción de crecimiento será más alto, su grado de deserción será más bajo, y entonces su índice de crecimiento neto será más alto.” (pág. 44, 45) 

    B. EL RETO DE INVOLUCRAR A LOS MIEMBROS...

       1. Yeakley dirigió también el reto a una congregación que encara el involucrar a cada miembro, especialmente cuando empieza a crecer...

       2. “En general, entre más grande sea una congregación más bajo es su nivel de involucramiento...¿Por qué el nivel de involucramiento tiende a decrecer mientras el tamaño de la congregación aumenta?...El problema con las congregaciones más grandes es que ellas no han sido capaces de incrementar el número de tareas asignadas lo suficientemente rápido para mantener el ritmo con su creciente membresía.” (pág. 41, 42, 43)

       3. “En realidad, el problema real no fue siempre la proporción ACTUAL tareas - miembros, sino fue algunas veces la proporción tareas – miembros PERCIBIDA. En otras palabras, una congregación más grande podría en realidad tener tareas específicas asignadas más que suficientes para ir a los alrededores, pero los miembros podrían no estar conscientes de las muchas formas en las cuales ellos podrían estar involucrados.” (pág. 43)

       4. “Si una congregación tiene una buena proporción real tarea–miembro pero un baja proporción percibida de tareas–miembros, el problema es de comunicación...Una congregación puede tener un alto nivel de involucramiento no importando que tan grande llegue a ser – si:
         
a. esa obra hace la obra de organización necesaria de tal manera que tenga una alta proporción tarea – miembro real
          b. los líderes de la congregación comunican en la forma correcta la forma de tener una alta proporción percibida de tareas–
miembro

       5. Así el reto no es solo tener algo para que la gente lo haga, ¡sino permitirles conocer lo que está disponible por hacer!
 

CONCLUSIÓN 

1. Entonces el “Perfeccionamiento de los Santos para el Ministerio” es tanto una necesidad práctica como una necesidad de la providencia 

2. Si deseamos que el Señor abra puertas para que podamos ser usados por Él para alcanzar almas perdidas, debemos perfeccionarnos a Nosotros mismos para ser útiles (la NECESIDAD DE LA PROVIDENCIA) 

3. Si deseamos que aquellos que se cruzan en nuestro camino sientan que está congregación es importante para ellos y viceversa, ¡debemos proveer la oportunidad sea capaz de servir! (la NECESIDAD DE LA PRÁCTICA) 

4. Por cierto, si deseamos crecer en el cuerpo de Cristo, ¡CADA miembro debe hacer su parte (él o ella), si el cuerpo de Cristo está creciendo como debería! – ver Ef 4:16 

   Habiendo enfatizado en estas primeras dos lecciones la NECESIDAD del “Perfeccionamiento de los Santos para el Ministerio”, nuestro siguiente estudio se enfocará en la diversidad de funciones en el cuerpo de Cristo

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal