EL EVANGELIO DE MATEO


Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

 

“LAS PARÁBOLAS DE JESÚS”
 

La Perla de Gran Precio (Mt 13:45-46)



INTRODUCCIÓN

1. En "La Parábola del Tesoro Escondido", sugerí...
   a. Qué Jesús estaba describiendo el "valor" del reino
      para alguien que lo encuentre
por accidente
   b. Que la conversión de Pablo fue un ejemplo de cómo
      alguien está dispuesto a dar todo con tal de
      obtener el "tesoro" del reino

   c. Que el valor del reino puede ser visto cuando
      consideramos que es:

     
1) Un refugio del poder de las tinieblas – Col 1:13
     
2) Un reino de justicia, paz y gozo – Rom 14:17
     
3) Un reino indestructible – Heb 12:25-29
     
4) Destinado para gloria eterna – Mt 13:41-43

2. Jesús continuó Su parábola con otra parábola corta...
   a. Comúnmente llamada "La Parábola de la Perla de Gran
      Precio" – Mt 13:45-46

   b. Su similitud con la parábola previa es obvia, y sin
      embargo hay una diferencia


  
La diferencia y algunas relaciones a lo largo de ellas
   servirán como bases para nuestro estudio mientras
   observamos más de cerca "La Parábola de la Perla de
   Gran Precio".
Iniciamos con...


I. LA PARÁBOLA EXPLICADA

   A. LOS DETALLES DE LA PARÁBOLA...
      1. Un mercader está buscando piedras preciosas
      2. Encuentra una perla de gran precio
      3. Sin desanimarse por su precio, ¡vende todo
         lo que tiene y la compra!


   B. EL SIGNIFICADO DE LA PARÁBOLA...
      1. El uso de la palabra "También" enlaza esta
         parábola a la que la precede

        
a. Donde el valor y el gran precio del reino
            estaba siendo descrito

        
b. Donde vimos el valor para alguien que la
            encontró por accidente

      2. Pero en esta parábola, la persona está en una
         misión de encontrar lo que es de gran valor
  
        
a. El cree que allí hay algo digno de
            observarse, o él no estaría buscándola

        
b. Cuando la encuentra, inmediatamente reconoce
            su valor y está dispuesto a vender todo por
            obtenerla

      3. Ni en esta parábola (ni en la previa anterior)
         se sugiere que podemos "comprar" o de otra
         manera "ganar" nuestra salvación

         a. Porque la salvación es un regalo – ver Rom
            6:23

         b. Podemos "comprar" la salvación solo en el
            sentido de ganar justamente la
posesión de
            ella

            1) Lo cual hacemos por gracia por medio de la
               fe – ver Ef 2:8-9

            2) Cuando nos sometemos a la obra de Dios y a
               la renovación en el Espíritu Santo lo cual
               se lleva a cabo cuando somos bautizados en
               Cristo – ver Col 2:11-13; Tito 3:4-7

      4. Esta parábola, entonces, describe como
         reaccionan algunas personas al reino de los
         cielos, cuando saben que debe ser algo digno de
         un gran valor y que han estado buscando por él


   C. ALGUNOS EJEMPLOS BÍBLICOS...
      1. El eunuco etiope – Hech 8:26-38
         a. Su viaje a Jerusalén para adorar, su lectura
            de las Escrituras cuando regresaba, indica su
            búsqueda espiritual

         b. Su deseo inmediato de ser bautizado muestra
            su estimación del valor de la salvación
            ofrecida por medio de Cristo

     
2. Cornelio – Hech 10:1-8,30-33
         a. Sus oraciones y limosnas estaban indicando de
            su búsqueda de la "justicia"

         b. Como fue prometido por Jesús (ver Mt 5:6),
            Dios tomó nota de su hambre y sed espiritual,
            y envió a Pedro a hablarle del evangelio de
            Cristo

      3. Lidia – Hech 16:11-15
         a. Su reunión con otras mujeres para orar
            ilustra su búsqueda espiritual

         b. Después de oír las cosas habladas por Pablo,
            ella y su casa fueron bautizados


  
Cada uno de estos ejemplos debe recordarnos que hay
   muchas personas que saben que hay "algo", algún
   "propósito", algún "significado", que es digno de una
   búsqueda diligente, y a la cual dedicar sus vidas
   intentando encontrarlo. Cuando por la gracia y la
   Providencia de Dios llegan a aprender de Cristo y de
   Su reino, ¡están dispuestos a darlo todo por
   obtenerlo!


   Estos ejemplos, y la parábola misma, confirman la
   fidelidad de las enseñanzas de Jesús acerca de
   aquellos que "tienen hambre y sed de justicia". Que
   aquellos que tienen "hambre", aquellos que están
   "buscando", ¡de seguro encontrarán lo que Dios tiene
   para ellos!


  
Pudiera ser que pudiéramos "tropezar" a través de las
   bendiciones que Dios tiene en Cristo y en Su reino
   (como en "La Parábola del Tesoro Escondido"). ¿Pero no
   deseamos arriesgar nuestra salvación aunque
   posiblemente "tropecemos" a través de él?


   ¿Qué podemos hacer para asegurar que encontraremos lo
   que Dios tiene para nosotros? Bien, necesitamos ser
   como ese mercader, "buscando" por esa "perla de gran
   precio". ¿Cómo le hace alguien para considerar en
   asuntos espirituales...?


II. BUSCANDO "LA PERLA DE GRAN PRECIO"

    A. SEGUIR EL EJEMPLO DEL EUNUCO ETIOPE – Hech 8:27-28
       1. Ser un estudiante de las Escrituras
       2. Aplicar en las Escrituras lo mejor de su
          entendimiento

       3. Estar abierto a lo que otros pudieran tener
          para compartir en relación a las Escrituras


    B. SEGUIR EL EJEMPLO DE LOS DE BEREA – Hech 17:10-11
       1. De nuevo, sea abierto a lo que otros pudieran
          compartir

       2. Pero aplíquese diligentemente (por ejemplo,
          "tenga buena disposición mental") para entender
          lo que otros están diciendo

       3. Y al final, deje que las Escrituras sean su
          autoridad final

       4. Demuéstrelo "compartiendo diariamente las
          Escrituras"


CONCLUSIÓN

1. Como el eunuco etiope, los de Berea, Cornelio, Lidia,
   y muchas otras personas
religiosas...
   a. Podríamos estar perdidos en nuestro estado presente
      del entendimiento de la voluntad de Dios

   b. Pero si buscamos como lo hizo ese "mercader" y
      tenemos el deseo de entender y de agradar a Dios
      como lo hicieron estas personas...

   c. ...entonces podemos confiar en la Providencia de
      Dios para guiarnos a la verdad, ¡y a esa "perla de
      gran precio"
!


2. ¿Es digna "la perla de gran precio"?
   a. De nuevo, desearía poder invitar a aquellos que he
      mencionado a darnos su punto de vista

   b. Los que aunque pudieron haber sufrido mucho en esta
      vida, han llegado a experimentar las bendiciones
      supremas del "reino de los cielos"

      -- Estoy confiado en que ellos dirían "¡Es digno de
       dar todo por ella!"


3. Y las bendiciones del reino no están limitadas a la
   vida después de la muerte; como
Jesús le aseguró a
   Pedro, hay cientos de bendiciones aún "en este tiempo"
   – ver Mt 10:28-30


  
Estimado amigo, ¿no desea esta "perla de gran precio"?
   ¿Aún está buscándola? ¿Podemos ayudarlo a encontrarla?

Al índice
 

 free hit counter