Home page


La Carne y el Espíritu
Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 



Cuando el "mono" se vea verde, píquele con el ratón para charlar conmigo.
 

 

¿A Quién Debemos Servir?


INTRODUCCIÓN

1. Como cristianos, disfrutamos de una libertad maravillosa en Cristo...
   a. Hay libertad del pecado – Jn 8:31-34
   b. Hay libertad de la ley de Moisés – Rom 7:6
   c. Hay libertad de las tradiciones de los hombres – Gál 4:9

2. Verdaderamente es el deseo de Cristo que seamos libres – ver Gál 5:1
   a. Pero no debemos permitir la libertad nos lleve a ser "licenciosos" (libertad sin ninguna restricción)
   b. Si no somos cuidadosos, los deseos de la carne pueden conducirnos a la auto destrucción – Gál 5:13-15

3. Para prevenir esto, el apóstol Pablo nos manda andar en el Espíritu – Gál 5:16
   a. Si lo hacemos así, no sucumbiremos a los deseos de la carne
   b. Y sin importar los peligros de los deseos de la carne que pudieran rodearnos, éstos pueden ser disminuidos por consecuencia

4. Para animarnos a andar en el Espíritu y no llevar adelante el deseo de la carne, dedicaremos varias lecciones a examinar esta sección de la Escritura: Gál 5:16-26

5. Tal vez un buen lugar para iniciar sea haciéndonos estas preguntas:
   a. ¿Por qué hacer cualquier esfuerzo que sea necesario para andar en el Espíritu?
   b. ¿Por qué no tan sólo sucumbir a los deseos de la carne?

[Al menos cinco razones son dadas en nuestro texto, y la primera que debemos considerar es esta...]

I. EL ESPÍRITU Y LA CARNE SON CONTRARIOS EL UNO AL OTRO – Gál 5:17

   A. COMO DOS OPONENTES, PELEAN POR NUESTRA ALMA...
      1. Están en oposición el uno contra el otro – Gál 5:17a
      2. ¿"el Espíritu" se refiere al Espíritu Santo, o al espíritu humano?
         a. Creo que hace referencia al Espíritu Santo
         b. El contexto de la epístola ciertamente sugiere que este es el caso
            1) Por medio de "el Espíritu" aguardamos con impaciencia por la esperanza de la justicia – Gál 5:5
            2) El argumento de Pablo "Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu" no tendría sentido si esto significa el espíritu humano – Gál 5:25
            3) Segar la vida eterna de "el Espíritu" debe referirse al Espíritu Santo – Gál 6:8

      3. Así que mientras la carne nos estira en una dirección, ¡el Espíritu de Dios debería llevarnos en la otra!

   B. UN CRISTIANO DEBE SERVIR A UNO, O AL OTRO...
      1. Si Usted sigue los deseos de la carne, Usted no puede hacer el deseo del Espíritu – Gál 5:17b
      2. Como el dilema descrito en Rom 7:14-23, el seguir la carne nos esclavizará
      3. Pero con la ayuda del Espíritu, ¡la carne puede ser derrotada! – ver Rom 8:12-14

[Así debemos escoger quien será nuestro amo: Los deseos de la carne, o el Espíritu de Dios; ¡No podemos servir a los dos!

En cuanto continuamos, son dadas más razones para servir al Espíritu...]

II. SI USTED ES GUÍADO POR EL ESPÍRITU, NO ESTÁ BAJO LA LEY – Gál 5:18

    A. ¿QUÉ SIGNIFICA ESTAR "BAJO LA LEY"?
       1. En el contexto, "la ley" tiene referencia primaria a la "Ley de Moisés" – ver Gál 4:21
       2. El propósito de la ley fue inicialmente doble:
          a. Revelar el pecado – ver Gál 3:19a; Rom 3:20
          b. Condenar al pecador como culpable – ver Rom 3:19
       3. Estar "bajo la Ley", entonces, ¡es estar bajo una condición de condenación!
          a. Porque la ley no provee perdón
          b. ¡Solo provee condenación!

    B. AQUELLOS QUE CAMINAN EN EL ESPÍRITU NO ESTÁN BAJO LA CONDENACIÓN DE LA LEY...
       1. Porque la obediencia al evangelio revelada por el Espíritu resulta en libertad
          a. Libre de condenación – Rom 8:1
          b. Libre de la ley del pecado y de la muerte – Rom 8:2; 6:17-18
-- ¡Hecho posible por medio del sacrificio de Cristo! – Rom 8:3-4
       2. Porque aquellos que caminan de acuerdo al Espíritu (ver Rom 8:4) hacen las cosas contra las que no hay ley que los condene! – ver Gál 5:22-23

[Si deseamos ser libres de la condenación del pecado bajo la ley de Dios, entonces debemos "andar en el Espíritu".

No hay otra razón por la que debamos buscar "andar en el Espíritu" y "no satisfacer los deseos de la carne"...]

III. CUMPLA LOS DESEOS DE LA CARNE, Y NO HEREDARÁ EL REINO DE DIOS – 5:19-21

     A. ESTO ES UNA REFERENCIA AL REINO CELESTIAL...
        1. Dicho por Cristo – Mt 25:34
        2. Visto hacia delante por Pablo – 2 Tim 4:18
        3. Referida por Pedro – 2 Ped 1:10-11

     B. NOTE EL ÉNFASIS POR PARTE DE PABLO...
        1. ¡Una doble advertencia!
        2. "acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes..." – Gál 5:21
        3. ¡Él desea estar seguro que no lo perdamos!

     C. EL FIN DE AQUELLOS QUE CUMPLEN LOS DESEOS DE LA CARNE...
        1. No tienen herencia en el reino de los cielos – Gál 5:21; Ef 5:5
        2. Ciertamente, la ira de Dios vendrá sobre ellos – Ef 5:6-7

[¿Qué debe hacerse? ¿Andar en el Espíritu, o cumplir con los deseos de la carne? La elección debe ser clara: Uno ofrece libertad de condenación, ¡y el otro no ofrece esperanza del reino celestial!

Pero Pablo nos da dos razones más para asegurar el escoger bien...]

IV. AQUELLOS QUE SON DE CRISTO HAN CRUCIFICADO LA CARNE – Gál 5:24

    A. EN EL BAUTISMO, MORIMOS AL PECADO, AL HABER SIDO CRUCIFICADOS CON CRISTO...
       1. Nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, por lo que no deberíamos ser ya más esclavos del pecado – Rom 6:1-6
       2. Morimos con Cristo (en el bautismo) ¡por lo que podríamos ser libres del pecado y vivir una vida nueva con Él! – Rom 6:7-10

    B. COMO CRISTIANOS, VIVIMOS DE CONTINUO "CRUCIFICÁNDONOS A NOSOTROS MISMOS"...
       1. Continuamos "dando muerte a" los "miembros terrenales" – Col 3:5-7
       2. Debemos estar involucrados en el proceso de "despojarnos" del viejo hombre – Col 3:8-11
       3. Si no estamos haciendo esto, no hay esperanza – ver Rom 8:13

[Despojarnos de las obras de la carne, entonces, es fundamental a la vida cristiana. Iniciamos el proceso cuando somos bautizados en Cristo, y continuamos el proceso cuando crecemos en el Señor.

No estamos solos en este esfuerzo. Como Pablo lo indicó en Rom 8:13, es por el Espíritu que somos capaces de poner a la muerte las obras del cuerpo. Eso nos lleva de regreso a la quinta y última razón por la que debemos caminar en el Espíritu y no satisfacer los deseos de la carne...]

V. SI VIVIMOS EN EL ESPÍRITU, ANDEMOS TAMBIÉN EN EL ESPÍRITU – Gál 5:25

   A. ¡DEBEMOS NUESTRA VIDA ESPIRITUAL AL ESPÍRITU SANTO!
      1. Fue el Espíritu Santo quien dio a conocer el Evangelio a la humanidad
         a. Como lo dijo Jesús – Jn 16:7-13
         b. Los apóstoles atribuyeron el mensaje del evangelio al Espíritu Santo – 1 Cor 2:9-13
      2. Cuando alguien responde al evangelio de la gracia de Dios, ellos son renovados por el Espíritu Santo – ver Tito 3:5
      3. ¡Es el Espíritu quien nos da una vida nueva! – Rom 8:11-13

   B. PUESTO QUE VIVIMOS EN EL ESPÍRITU, ¿NO DEBEMOS ANDAR EN EL ESPÍRITU?
      1. Es por el Espíritu Santo que Dios hace posible nuestra vida nueva
      2. Por lo que solamente es apropiado que debamos experimentar nuestra vida nueva...
          a. Siendo guiada por el Espíritu – Gál 5:18; ver Rom 8:14
          b. Andando en el Espíritu – Gál 5:25; ver Rom 8:1-2

CONCLUSIÓN

1. Tenemos estas cinco razones por las cuales debemos andar en el Espíritu y no satisfacer los deseos de la carne:
   a. El Espíritu y la carne son contrarios uno al otro
   b. Si Usted es guiado por el Espíritu, Usted  no está bajo la ley
   c. Satisfaga los deseos de la carne, y no heredará el reino de Dios
   d. Aquellos que son de Cristo han crucificado la carne
   e. Puesto que vivimos en el Espíritu, debemos andar también en el Espíritu

2. Pero por temor de que alguien no esté aún convencido, considere otro punto hecho por Pablo...
   a. ¡Segamos lo que sembramos! – Gál 6:7-8
   b. Y el tipo de corrupción segada por aquellos que se dan a las obras de la carne es variada:
      1) Es física, mental, social y espiritual
      2) Mire alrededor y podrá ver la veracidad de esto; sólo el necio no puede verlo

3. Pero también es vista el tipo de vida que es disfrutada tanto ahora como en los cielos por aquellos que siguen al Espíritu (como es indicado en 1 Tim 4:8)

La pregunta que cada uno debemos enfrentar es ésta...

La carne o el Espíritu: ¿A quién debemos servir?
 
 

A Contenido

 
hit counter
html hit counter