EL LLAMAMIENTO CELESTIAL
Heb. 3:1

INTRODUCCIÓN:
La iglesia es un cuerpo de gente llamada. Cada uno ha sido llamado, y ha aceptado este llamamiento.

I. ORIGEN DEL LLAMAMIENTO
A. Celestial, Heb. 3:1
B. De Dios, 1 Cor. 7:17
C. La gracia de Dios, Gál. 1:15
D. Por el evangelio, 2 Tes. 2:14

II. ESTADO EN QUE FUIMOS LLAMADOS
A. Diversos estados civiles, 1 Cor. 7:18-24, 26-28
     (No para ser esclavo de los hombres, v. 23)
     1. Circuncidado, v. 18a
     2. Incircunciso, v. 18b
     3. Esclavo, v. 21a
     4. Libre, v. 21b
     5. Ligado a mujer, v. 27a
     6. Libre de mujer, v. 27b
B. En tinieblas
     1. Ignorancia de la verdad, 1 Ped. 2:9a
     2. En pecado, 1 Ped. 2:9b

III. PROPOSITO DEL LLAMAMIENTO
A. Para justificarnos, Rom. 8:29,30
B. Para anunciar las virtudes, 1 Ped. 2:10
C. Para vivir una vida santa, 1 Ped. 1:15,16
D. Para vivir en paz, 1 Cor. 7:15c
E. A libertad, Gál. 5:13
F. Alcanzar el premio, Fil. 3:14

CONCLUSIÓN:
Las Escrituras nos dicen que algunos rechazaron el
llamamiento celestial, Mat. 22:4,5. Otros recibieron
el llamamiento con gozo. ¿Cómo lo recibes tú?

Sermón por Valente Rodríguez


A su índice respectivo                   <<Anterior - Siguiente>>


 

.