NOTAS SOBRE 1 TIMOTEO

Por Bill H. Reeves 

(Derechos reservados, copyright, 1991, 1999, 2002)
Publica para la Internet: Valente Rodríguez 
 

 
 

 

CAPITULO 2

    2:1 -- Nuestra versión omite la palabra "pues", comenzando el versículo así: "Exhorto ante todo..." La Ver. 1977 dice, "Exhorto, pues, ante todo...", y así se expresan casi todas las versiones en español que tengo. Pablo hace una conexión entre lo dicho anteriormente, y lo que ahora está para decir. En vista de lo que había dicho, especialmente en 1:3,18 ("este mandamiento"), ahora exhorta a Timoteo en cuanto a la necesidad de las diferentes clases de oración a favor de todos los hombres, y la necesidad del atavío modesto en la mujer.

    Algunos estaban enseñando "diferente doctrina", pero ahora Pablo en el resto de la carta instruye a Timoteo respecto a cosas que deben ser enseñadas.

    Hay comentaristas que ven en las instrucciones de este capítulo referencia exclusiva a la oración, y al atavío de la mujer, ¡en los servicios públicos de la iglesia! Pero esto no puede ser (ver. 8). Estas instrucciones no pueden ser limitadas así. La modestia, el pudor, la honestidad, son cualidades que han de ser manifestadas en todo lugar, como también las "buenas obras" (ver. 10), y no solamente en el servicio público. Véanse los comentarios sobre el ver. 8.

    --"Exhorto ante todo" = El primer punto de exhortación, con referencia a ese "mandamiento", es la oración.

    --"a que se hagan rogativas". La misma palabra griega, para decir "rogativas", aparece en Luc. 5:33 (oraciones, "hacen ruego"--Ver. ASV.,N.M.) y en Fil. 1:4 (oraciones rogando). Esta palabra griega se usa en conexión con la palabra "oración", como en 5:5 (súplicas y oraciones); Fil. 4:6 (oración y ruego).

    Es una clase especial de oración, en la cual la persona estipula cierta necesidad que tiene. La palabra griega se usa en conexión con peticiones hechas a los hombres, o a Dios. (Pero la palabra griega para "oración" se usa solamente en conexión con Dios).

    --"oraciones". Son hechas solamente a Dios, y es el término general. Véase 1 Tes. 5:17.

    --"peticiones". Otras versiones dicen "intercesiones" (Mod., ASV., NVI., N.M., JTD., RVA.). La palabra griega (enteuxis) para decir "intercesiones" aparece también en 4:5 (oración), y quiere decir intercambio con (Dios). Expresa la idea de acercamiento a Dios en oración familiar y libre, en este caso, a favor de otros.

    Al cristiano se le permite el privilegio de tener un intercambio con Dios, al interceder por otros hombres. (Es un privilegio no ejercitado a menudo).

    Ejemplos: Gén. 18:23-32; Luc. 22:31,32; 23:34 (Isa. 53:12).

    --"y acciones de gracias". Esta clase de oración expresa gratitud por lo que ya se ha recibido. Se le exhorta al cristiano que dé gracias a Dios por lo ha hecho por todos los hombres en el mundo.

    Véase Fil. 4:6.

    --"por todos los hombres". Estos son objeto de las oraciones del cristiano. Se implica que la salvación, pues, es universal (y no solamente para los llamados "elegidos" del calvinismo). Dios exhorta a Sus santos que oren por todos los pecadores. ¿Por qué? Porque importa; Dios está en control, y contesta oraciones.

    La oración no es función particular de "clérigos". Todos los santos deben orar por todos los hombres. Esto es lo que la Biblia dice. (Contrástese la práctica de ciertos clérigos de leer oraciones ya prescritas, o la de hacer venir al "pastor" a que ore él por alguien).

 Al índice

    2:2 -- "por los reyes". Debemos orar por todos los hombres (ver. 1), y en particular por los que nos gobiernan (ver. 2), sean ellos buenos, o malos (como los emperadores romanos bajo los cuales vivían los cristianos primitivos). ¿Por qué? Porque Dios influye en sus operaciones (Dan. 4:25; Rom. 13:1,4).

    Ejemplos de orar por gobernadores: Jer. 29:7; Esdras 6:10.

    --"y por todos los ... eminencia". La misma palabra griega para decir "eminencia" aparece solamente aquí, y en 1 Cor. 2:1 (excelencia). Otra forma de la palabra aparece en Rom. 13:1 (autoridades superiores) y en 1 Ped. 2:13 (superior).

    --"para que vivamos". El texto griego no dice cómo vivir (frase adverbial), sino qué clase de vida llevar (adjetival). Lo expresa bien la Ver. P.B. ("llevemos vida apacible y tranquila"), o la 1977 ("podamos vivir una vida tranquila y apacible").

    --"quieta". La palabra griega para decir "quieta" aparece solamente aquí. Según el Sr. Thayer, significa "quieto" o "tranquilo". Es adjetivo. Es una vida que manifiesta exteriormente que es tranquila.

    --"y reposadamente". La palabra griega es adjetivo, y significa "tranquilo, quieto", y es casi igual en sentido que la otra, nada más que es de manifestación interior. Aparece solamente aquí y en 1 Ped. 3:4 (apacible). Otras versiones dicen, "una vida tranquila y sosegada" (Mod.), "quieta y tranquila" (L.A.), "pacífica y tranquila" (NVI), "tranquila y sosegada" (B.A.), "tranquila y quieta" (ASV.).

    Esta palabra en forma verbal aparece en 1 Tes. 4:11 ([procuréis] tener tranquilidad). ¡Atención hermanos contenciosos y aficionados a disputas y discusiones!

    En forma de sustantivo, aparece en el ver. 11 (silencio).

    --"en toda piedad". De NOTAS SOBRE 2 PEDRO, 1:3 (p. 5) cito: "La palabra 'piedad' viene de la griega, eusebeian, compuesta de eu (bien) y sebeian (adorar, como en Rom. 1:25). La vida espiritual es manifestada en hechos de piedad o devoción correspondientes, y no en el libertinaje de los gnósticos".

    La misma palabra griega para decir "piedad" aparece también en 3:16; 4:7,8; 6:3,5,6,11; 2 Tim. 3:5; 2 Ped. 1:3,6. Tiene que ver con nuestra vida con relación a Dios. La Ver. P79. usa la palabra "reverencia", y la N.M. dice "plena devoción".

    Esta palabra, y la siguiente, expresan la clase de vida, delante de Dios y de los hombres, en la cual se deben practicar todos nuestros deberes.

    --"y honestidad". Tal es la traducción de esta versión en 3:4,8,11. Veamos otras versiones: "dignidad, margen--seriedad" (B.A.), "decoro" (NVI.), "gravedad" (H.A.; ASV.), "seriedad" (N.M.), "dignidad" (NTP., RVA.). La palabra "honestidad" quiere decir decoro, pudor, recato. Tiene que ver con nuestra vida con relación al prójimo.

    No es cuestión de orar por los gobernadores solamente para poder nosotros vivir libres de persecución, sino para el avance o adelanto del evangelio entre los perdidos (ver. 4), cosa que se realiza más en tiempos de paz internacional.

Al índice

    2:3 -- "Porque esto ... Dios". La razón detrás de la exhortación de los primeros dos versículos es que tal actividad y tal estado son buenos y agradables a Dios; es lo que El quiere para Su pueblo y para el mundo, pues desea la salvación de todos (ver. 4). ¿No es El el Salvador?

    (Si no hubiera salvación para todos los hombres [cosa que afirma el calvinismo], esto no sería bueno y acepto delante de Dios).

    El ejemplo de vida tranquila y quieta, de parte de cristianos, también influye en gobernadores mundiales para bien (Mat. 5:16).

    Varias versiones muy buenas dicen, "bueno y acepto".

    --"nuestro Salvador". Véase 1:1, comentarios. Allí el texto griego dice, "Dios, nuestro Salvador"; aquí, "nuestro Salvador, Dios".

Al índice

    2:4 -- "el cual quiere que todos los hombres sean salvos". Esta es la razón por qué quiere que los cristianos oren por todos los hombres (ver. 1).

    Todo hombre pecador está perdido. Dios desea su salvación (ver. 6; Ezeq. 18:32; 33:11; Juan 3:16; 2 Ped. 3:9). Si alguno se pierde, pues, será culpa de él (Mat. 23:37).

    Este pasaje da muerte a la doctrina calvinista de la expiación limitada (es decir, que Cristo murió solamente por los "elegidos incondicionalmente"). El calvinista afirma que en este pasaje Pablo está diciendo que Dios quiere que haya algunos salvos (los "elegidos") de entre todas las clases o categorías de hombre, pero no que todos los hombres sean salvos. Si es así, ¿para qué orar por todos los hombres?

    La doctrina calvinista, de la reprobación incondicional de ciertos hombres y ángeles, y esto determinado por Dios antes de la fundación del mundo, contradice este pasaje de Escritura inspirada. Si fuera doctrina bíblica, ¡no haría sentido orar por todos los hombres!

    --"y vengan al conocimiento de la verdad". Esta es la parte que corresponde al hombre en el proceso de la salvación. No hay salvación aparte de la verdad predicada, oída y obedecida (Juan 6:44,45; 8:31,32; Rom. 2:8; Gál. 3:1; 1 Ped. 1:22). Esa verdad es el evangelio de Cristo Jesús (Efes. 4:21 -- 1 Juan 1:17; Gál. 2:5; 2 Tes. 2:13).

    Sobre la frase "conocimiento de la verdad", véanse 2 Tim. 3:7; Tito 1:1; Heb. 10:26.

    En 1:10, Pablo ya se refirió a esta verdad bajo la frase "la sana doctrina". Véanse los comentarios allí.

    Es importante notar el significado de la palabra griega epignosis, "conocimiento". gnosis quiere decir, conocimiento; el prefijo, epi, intensifica la idea. Véase Notas Sobre 2 PEDRO, 1:2; p. 4. Nótense estas versiones: "conocer plenamente la verdad" (NVI.); "lleguen a un conocimiento exacto" (N.M.). La misma palabra griega para decir "conocimiento" aparece también en 4:3 (en forma verbal); Rom. 3:20; Col. 1:9.

Al índice

    2:5 -- "Porque". Se da una razón. El ofrecimiento de la salvación para todos los hombres (pues son de origen común, Hech. 17:26) es basado en el hecho de la unidad de Dios (Rom. 3:29,30).

    --"hay un solo Dios". La salvación es una (universal, para todos los hombres) porque Dios es uno. Véanse 1:17; 1 Cor. 8:6; Gál. 3:20; Efes. 4:6.

    --"y un solo mediador" para esta salvación única y universal. Esta es otra razón de por qué orar por todos los hombres; pues todos tienen un solo mediador para con Dios. Véanse Heb. 8:6; 9:15; 12:24.

    La Virgen María, y los llamados santos, del catolicismo romano, no son     intercesores entre Dios y alguien. Uno solo es el Mediador, Jesucristo. Hacer de una mujer (un ser humano) Intercesora y Corredentora entre Dios y los hombres es negar la enseñanza de este pasaje inspirado. La llamada "invocación de los santos" y la mediación de un humano en la salvación de los demás seres humanos, es invención de la iglesia apóstata.

    --"entre Dios y los hombres". El calvinismo afirma que hay un mediador entre Dios y parte de los hombres (pues afirma la "expiación limitada" de Cristo, y la "elección incondicional de cierto número de ángeles y hombres"). Obviamente ¡Pablo no era calvinista!

    --"Jesucristo hombre". No dice, "Jesucristo, el judío", como si Dios quisiera la salvación de los judíos solamente. No dice, "Jesucristo, el gentil", como si deseara la salvación de los gentiles solamente. Dice, "Jesucristo, hombre", representando a la humanidad total, pues Dios quiere que todos los hombres se salven.

    No dice, "Jesucristo, un hombre", sino "hombre"; es decir, en naturaleza (se hizo) hombre, igual que todos los hombres por los cuales debemos orar (ver. 1).

    Esta frase no niega la deidad de Jesús (Juan 1:1; 20:28; Rom. 9:5; Heb. 1:8; 1 Juan 5:20), como tampoco dichos textos niegan Su humanidad. El Verbo se hizo hombre (Juan 1:14; Fil. 2:5-7; Heb. 2:14; 10:5). Vino a hacerse hombre para poder morir como hombre y por el hombre (Juan 10:17,18; 2 Cor. 5:14-21; Gál. 3:13; Efes. 1:3-14; Heb. 9:11-28; 12:24).

    Este versículo (2:5) da dos razones por qué Dios manda que oremos por todos los hombres: (1) Dios es uno, (2) Jesucristo el Mediador es uno. Los ver. 6,7 dan dos más: (3) es uno el rescate para todos, y (4) los gentiles, igual que los judíos, son objeto de la predicación del evangelio.

Al índice

    2:6 -- "el cual se dio a sí mismo". Es otra razón por qué se debe orar por todos los hombres (ver. 1): "se dio a sí mismo en rescate por todos". Véanse Gál. 1:4; 2:20; Efes. 5:2,25; Tito 2:14. Compárese Rom. 8:32.

    El murió por todos. Véanse Juan 10:17,18; 2 Cor. 5:14,15.

    --"en rescate por todos". La palabra griega para decir "rescate", antilutron, aparece solamente aquí. lutron quiere decir "rescate"; anti significa "en lugar de". Se trata de un rescate substituto, o de una substitución vicaria. Dice la Ver. N.M., "como rescate correspondiente por todos".

    La muerte de Cristo en la cruz fue el pago único por los pecados del hombre. Dios dio a Su Hijo en cambio por el hombre perdido (Juan 3:16).

    La palabra griega en Mat. 20:28 para decir "rescate" ("dar su vida en rescate por muchos") es lutron. Viene de la palabra que quiere decir "desato". El "lutron" es el precio que se paga para desatar al esclavo de su esclavitud. El hombre "vendido al pecado" (Rom. 7:14) puede ser rescatado de la esclavitud del pecado. El precio que Dios ha pagado para esto es la sangre de Cristo (1 Ped. 1:18,19, "redimido"--la misma palabra griega para decir "rescate", nada más en formal verbal).

    Mat. 20:28 está diciendo que Cristo dio su vida, y que esa dádiva es el precio de rescate (lutron), o de redención, que se pagó "por muchos"; o sea, por los que obedecen al evangelio. Son muchos. 1 Tim. 2:6 está diciendo que Cristo dio su vida como un rescate que es substituto (antilutron), y que este substituto (o muerte vicaria) es en lugar de la muerte de todos los pecadores en el mundo. Siendo así el caso, se debe orar por la salvación de todos los hombres en el mundo.

    Hay un Dios, quien desea el rescate de todo pecador, y un Mediador entre Dios y el hombre, El Mismo identificado con el hombre. Este dio Su vida para que sirviera de rescate, que es substituto o vicario, a favor de todos los pecadores en el mundo. Todos éstos pueden ser redimidos, o rescatados, si así lo desean.

    --"de lo cual ... debido tiempo". Compárense Gál. 4:4; Rom. 5:6. Véanse Luc. 24:44-49; Hech. 1:4-8; 10:39-43; 22:15; 26:22; 1 Cor. 15:15; 2 Tes. 1:10. Desde entonces (el día de Pentecostés, Hech. cap. 2) Dios quiere que este mensaje, de la muerte de Jesucristo como el precio de rescate, se predique (Rom. 1:16). Véase Efes. 3:1-8. Los testigos escogidos dieron su testimonio, y nosotros, los demás cristianos, que no somos testigos, perseveramos en la doctrina de los apóstoles (Hech. 2:42).

Al índice

    2:7 -- "Para esto". Es decir; para la obra de testificar (predicar como testigo ocular) del rescate obrado por Cristo.

    --"yo fui constituido". Se hace referencia al hecho de haber sido puesto por el Señor en dicha obra. Dicen las Ver. P.B. y 1977, "fuí puesto". Otras versiones dicen, "fuí designado", "fui nombrado"; "Dios hizo de mí"; "he sido yo hecho". No hay nada de referencia aquí a la ceremonia eclesiástica de "ordenar", según la práctica de iglesias humanas.

    --"predicador". La palabra griega para decir "predicador" es kerux, la cual literalmente significa ser heraldo. Aparece en 2 Tim. 1:11; 2 Ped. 2:5 (pregonero); y en forma verbal en Rom. 10:8 (predicamos); 1 Cor. 1:23; 2 Cor. 4:5; etc. Esta palabra da énfasis al hecho de que el mensaje se proclama. La Ver. NVI. dice, "heraldo".

    --"y apóstol". Véase 2 Tim. 1:11. Ya que esta palabra significa "un enviado", se da énfasis a la relación del enviado con el que le envió. Véan Gál. 1:11,12; 1 Cor. 9:1. (La palabra "evangelista" da énfasis a las buenas nuevas del mensaje que es proclamado).

    --"(digo verdad en Cristo, no miento)". Casi todas las versiones omiten las palabras "en Cristo", por no aparecer en los manuscritos considerados mejores.

    Por parecer raro que Pablo se expresara así con un compañero tan íntimo, algunos creen que la frase ha sido interpolada de Rom. 9:1. Pero había quienes negaban el apostolado de Pablo, y por eso convenía que Pablo agregara esta frase entre paréntesis. La obra encargada a Timoteo (1:3,18) requería la autoridad segura de un apóstol de Cristo. Véanse también 2 Cor. 11:31; Gál. 1:20.

    --"y maestro de los gentiles". Compárense Hech. 9:15; 26:17; Rom. 11:13; 15:15-18; Gál. 2:7,8; Efes. 3:1.

    Con el uso del término "maestro" se da énfasis al proceso de hacer llegar la verdad a las personas, el cual es el de enseñar. Compárense Juan 6:44,45; Hech. 5:28. ¡El evangelio se enseña! No solamente se predica. Los que hacen mutuamente exclusivos los términos "evangelio" y "doctrina", juntamente con las acciones "predicar" y "enseñar", afirmando que el evangelio (que según ellos sí importa para que haya comunión) se predica, y que la doctrina (que según ellos no importa tanto para la comunión) se enseña, ¡yerran en gran manera!

    --"en fe y verdad", las dos esferas en que Pablo ejercía su obra. Tenía fe en el mensaje que proclamaba y enseñaba, y lo representaba verdaderamente. (Otros entienden que el punto es que Pablo instruía a los gentiles en la fe, o en la verdad).

    Estos tres términos que emplea Pablo sencillamente describen su obra, y no algún puesto eclesiástico. Fue enviado por Cristo a ser heraldo, y para enseñar. Por contraste, nótese cómo los sectarios emplean muchos títulos eclesiásticos para los diferentes puestos en sus iglesias humanas, tales como "reverendo", "pastor", "arzobispo", "cardenal", "papa", "doctor", "teólogo", "presidente", etcétera. Aun entre mis hermanos en la fe algunos siguen el sectarismo al emplear títulos eclesiásticos. Por ejemplo emplean el término "Misionero" para señalar cierto puesto de autoridad. (He visto lo siguiente en una publicación: Fulano de tal, "Misionero Principal De La Iglesia de Cristo").

Al índice

    2:8 -- "Quiero". La palabra griega significa desear con cierto propósito (por ej., en 1 Tim. 6:9, deseo de enriquecerse). Las versiones ASV., Mod., N.M., dicen, "deseo". Por ser expresión de apóstol, equivale a mandar. Lo que sigue es enseñanza apostólica.

    --"pues". Es decir, en vista de lo dicho anteriormente (ver. 1-7), manda que los hombres oren. Pablo reanuda el tema comenzado en el ver. 1.

    --"que los hombres". Aquí Pablo emplea la palabra griega aner, que significa el hombre como distinguido de la mujer; es decir, el varón, como en el ver. 12. (En los ver. 1 y 4 la palabra griega es anthropos, el hombre en sentido de ser humano. En este término van incluidas las mujeres).

    --"oren". Pablo vuelve a la exhortación del ver. 1. Dios ha prometido Sus bendiciones en Cristo, pero el hombre tiene que pedirlas en oración.

    Los que limitan los ver. 8 y sig. a las asambleas públicas, dan énfasis a que es el varón, y no la mujer, quien ha de dirigir las oraciones (públicas). Esto de dirigir el varón, y no la mujer, en la asamblea, es correcto, pero no solamente por lo que este pasaje dice. 1 Cor. 14:34,35, obviamente tratando de la asamblea, afirma tal conclusión.

    Yo no veo necesidad de limitar este pasaje (ver. 8 al 15) a las asambleas. Se preguntará: ¿Por qué, pues, distingue Pablo el hombre de la mujer? ¿Han de orar solamente los hombres? Yo también podría preguntar: ¿Acaso se le permite a la mujer ataviarse inmodestamente, y enseñar y ejercer dominio sobre el hombre, ¡fuera de la asamblea!? Claro es que la mujer puede y debe orar, y también es claro que al hombre (varón) también se le prohibe el ataviarse inmodestamente. (Yo he visto muchos casos de hombres vestidos sin pudor). Pero aquí Pablo da un mandamiento al hombre, el de orar, ya que el es quien lleva la delantera en el orar, y otro a la mujer, ya que ella es quien en particular necesita la instrucción sobre el ataviarse.

    --"en todo lugar". Los que aplican el pasaje a la asamblea pública, explican que se hace referencia a todo lugar de asamblea. Pero para mí la frase no tiene límite. La eficacia de la oración no es determinada por el lugar (Juan 4:20-24). La asamblea va incluida en "todo lugar", pero la frase "todo lugar" no puede ser limitada a la asamblea. Dondequiera el hombre debe estar orando por todos los hombres (ver. 1).

    --"levantando manos santas". Antiguamente los orientales tenían la costumbre de levantar las manos en súplica a Dios, y esta costumbre entró en la iglesia primitiva. Véanse 1 Reyes 8:22; Neh. 8:6; Sal. 141:2; Lam. 3:41; Isa. 1:15.

    Como costumbre, no es mala, pero tampoco es este gesto o postura mandamiento. Es una expresión (pues literalmente las manos no son ni santas ni malas) que indica la actitud correcta al orar. Pablo trata de la manera de orar. Como las manos son símbolo de hechos, la frase "manos santas" indica justicia de vida. Al orar por otros, la persona tiene que estar llevando una vida pura. Véase Juan 9:31.

    Las Escrituras revelan muchas posturas diferentes para la oración, o la adoración:

    1- en pie (Mar. 11:25, Ver. Valera 1977, "os pongáis de pie a orar"; Luc. 18:11,13, donde se emplea la misma palabra griega con referencia al fariseo como también al publicano, "en pie", y así lo expresa la Ver. Valera 1977).

    2- inclinado (Exodo. 12:27; Luc. 24:5).

    3- alzados los ojos a los cielos (Sal. 123:1,2; Juan 11:41; Hech. 7:55).

    4- arrodillado (7:60; Hech. 20:36)

    5- postrado en tierra (Gén. 17:3; Mat. 26:39).

    6- rostro entre las rodillas (1 Reyes 18:42).

    Una nueva costumbre que he visto en la oración entre familiares, es el cogerse de la mano. Cerrar los ojos al orar, y plegar las manos, son otras dos costumbres.

    En todo esto, guardemos presente que lo importante es la actitud de corazón al orar.

    --"sin ira ni contienda". Compárese Fil. 2:14. Otra vez se expresa la necesidad de tener la actitud correcta al orar por todos los hombres. El que ora tiene que estar libre de toda pasión pecaminosa hacia otros; tiene que estar en paz, en calma, y con mente benévola.

Al índice

    2:9 -- "Asimismo". De igual manera Pablo desea (manda) algo con referencia a las mujeres. Lo que se requiere de ellas, en cuanto al atavío, no se puede limitar a la asamblea pública.

    --"que las mujeres ... decorosa". Otras versiones dicen, "se adornen en ropa modesta" (ASV.); "se adornen en vestido bien arreglado" (N.M.), "se arreglen decentemente" (NTP.).

    En el texto griego hay un juego de palabras. El verbo de la frase, "se atavíen", es kosmein; el adjetivo que describe la ropa, "decorosa", es kosmios. El verbo kosmein significa "arreglar, poner en orden, componer". Aparece en 1 Ped. 3:5 (se ataviaban); Apoc. 21:2 (ataviada); Mat. 25:7, en cuanto a lámparas (arreglaron). Por eso algunas versiones con razón se expresan así: "se adornen" o "se arreglen". El adjetivo kosmios, pues, significa "arreglado", "ordenado", "compuesto". La mujer debe arreglarse con ropa arreglada, o, la mujer debe ordenarse con ropa ordenada.

    El buen orden es de Dios (Gén. 1:31, el "cosmos" -- del griego, "orden" -- es de Dios; 1 Cor. 14:40). En 1 Tim. 3:2 aparece el mismo adjetivo kosmios (decoroso), con referencia al obispo.

    No hay virtud alguna en la ropa desaliñada o desaseada, como tampoco en la ropa monótona o sosa. Pero sí es de Dios lo que es de buen orden, arreglo, y compostura.

    --"con pudor y modestia". Es decir, la ropa arreglada debe ser acompañada con la actitud de pudor y modestia. Las Ver. L.A. e H.A. dicen, "con recato y cordura". La N.M. dice, "con modestia y buen juicio".

    La primera de las dos palabras en el texto griego es aidos. Significa el sentido de vergüenza, la honestidad.

    La segunda palabra es sofrosune, palabra compuesta de "seguro" y "mente". Indica el tener control de las pasiones y deseos, la sanidad, el ser de buen juicio. Por eso algunas versiones se expresan así: (con) "buen juicio", o "sobriedad". La misma palabra griega aparece en Hech. 26:25 (cordura). Pablo usaba de prudencia, o buen juicio. Tenía la "mente segura".

    La cuestión no tiene que ver con el estilo de la ropa llevada, sino con la actitud de la mujer al arreglarse.

    Si ella tiene sentido de vergüenza, y emplea la prudencia o buen juicio, se va a arreglar, o adornar, de tal manera que no haga en otros una impresión aturdida o pasmada, que no excite en el hombre pensamientos inmoderados, que no provoque en las demás mujeres la envidia, y que no refleje en ninguna manera en contra de su buen carácter como cristiana.

    Usando de sobriedad, o discreción, ella no se va a ataviar de manera vana, frívola, o ridícula.

    La primera frase de este ver. 9 tiene que ver con la apariencia de la ropa misma, y la segunda frase con la actitud de la dama que la lleve.

    Es intención de Dios que la mujer sea atractiva al hombre (1 Cor. 11:7-9). La belleza es de Dios. Pero el punto aquí es que su atracción consista en su pudor y modestia, juntamente con la ropa ordenada que debe llevar.

    --"no con peinado ... costosos". Antes de comentar sobre esta parte del versículo, se debe notar que Pablo dice: "no con ... sino con" (ver. 10). Es imperativo que se entienda este modismo hebreo. Véase Notas Sobre 1 Pedro, 3:3,4, comentarios. A continuación cito de esos comentarios:

    "Dice Pedro: 'no sea eso, sino esto'. Ese modismo hoy en día se expresaría, usando la palabra 'solamente'; es decir, 'no sea eso solamente, sino esto (en particular)'. Considérese Juan 6:27, 'Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece'. Claro es que la Biblia nos manda trabajar por el pan de cada día (Gén. 3:19; 2 Tes. 3:10). La idea es de que no debemos trabajar solamente por el pan material, excluyendo así el pan espiritual, porque éste importa más. Otro ejemplo de este modismo se encuentra en Luc. 14:12,13, "no llames a tus amigos...mas cuando hagas banquete'. No se prohibe invitar a familiares, etc. a una comida, pero sí se nos prohibe hacer eso solamente, excluyendo el invitar a veces a gente de veras necesitada de comida".

    Los diferentes objetos ahora mencionados por Pablo no se prohiben en lo absoluto. El punto de Pablo (como el de Pedro, en 1 Ped. 3:3,4) es que la mujer cristiana no use solamente de tales cosas para arreglarse o adornarse, sino de buenas obras correspondientes a mujeres piadosas (ver. 10).

    En sí estas cosas (peinados, oro, perlas, vestidos) no son malas, sino objetos de belleza. Por ejemplo, Dios hizo el oro, y lo usó y lo da (Joel 3:5; Oseas 2:8; etc.). En cuanto a ropa costosa, considérese Exodo 28. El mal consiste en usar solamente de estas cosas para adornarse o arreglarse, ignorando a la vez lo que importa más en el arreglarse.

Al índice

    2:10 -- "sino con buenas ... piedad". La mujer que profesa reverencia a Dios, para adornarse o arreglarse (ver. 9a), va a depender principalmente de las buenas obras, y no solamente de las varias cosas exteriores del versículo anterior. Dice Pablo: "no solamente con esas cosas, sino más especialmente con estas".

    Sobre la palabra "piedad", notemos que la palabra griega empleada aquí no aparece en otro texto del Nuevo Testamento. Significa reverencia a Dios, o temor de El. En forma adjetival, aparece en Juan 9:31 (temeroso de Dios). La mujer que de veras teme a Dios va a hacer hincapié, no en el uso de ornatos exteriores y materiales, sino en las buenas obras, juntamente con su pudor y modestia (recato y buen juicio)(ver. 9a).

    Las buenas obras ordenan (arreglan, atavían) su vida, y son sus marcas de distinción. Tal conducta en el corazón de la mujer temerosa de Dios bien controla la selección de la ropa exterior.

    La mujer moderna, en estos tiempos del "movimiento femenino", procura vestirse como hombre. Su estilo de vestido exterior refleja su corazón rebelde hacia la Palabra de Dios.

    El "unisexo" es otra expresión de la rebeldía del hombre moderno.

    El hombre carnal, en los tiempos de mucha prosperidad material, se deja corromper, dando énfasis totalmente al vestuario exterior, poniéndose en ridículo en su uso de prendas extravagantes. Se gloría en su vergüenza (Fil. 3:19).

    Sobre "buenas obras", véanse 5:10,14; Tito 2:3-5,14; Efes. 2:10.

Al índice

2:11 -- "La mujer aprenda". Sobre aprender, véase 1 Cor. 14:35.

    --"en silencio". La palabra griega para decir "silencio" es jesukía. Aparece en el próximo versículo, y en 2 Tes. 3:12 (sosegadamente). No es el silencio absoluto, es decir, la completa falta de sonido, sino la descripción de vida del que atiende a sus propios negocios, sin entremeterse en los del prójimo. Esta palabra describe la condición de lo que está quieto y tranquilo. Claro es que el trabajador puede trabajar sosegadamente, y al mismo tiempo decir palabras. O ¿acaso tiene que estar mudo durante sus ocho horas de trabajo?

    La misma palabra griega (en adjetivo) aparece en el ver. 2 de este capítulo (reposadamente).

    La Ver. B.A. dice, "aprenda calladamente", y en el ver. 2, "sosegada". La Ver. ASV. dice, "aprenda en tranquilidad", y "quieta".

    La palabra en forma verbal aparece en 1 Tes. 4:11, "tener tranquilidad". Pero no quiere decir estar en silencio absoluto, sin pronunciar sílaba alguna.

    Muchos comentaristas aplican el pasaje, ver. 8-15, a la asamblea pública de la iglesia. Yo no puedo limitarlo a eso. Véanse mis comentarios en el ver. 8. Pero, aun en la asamblea pública de la iglesia, la mujer puede aprender en silencio sin guardar silencio absoluto. ¿No puede cantar (que es hablar y enseñar, Efes. 5:19; Col. 3:16), decir amén al final de la oración, o confesar su fe en Cristo delante de los hombres? Todos admiten que lo puede, porque lo hace "con toda sujeción". Lo mismo pasa en la clase bíblica, en la cual el maestro (varón) hace y permite preguntas de parte de todos, inclusive de la mujer. En tal formato, no solamente las mujeres sino también los mismos hombres en la clase, todos, están aprendiendo sosegadamente.

    --En la discusión del tema a menudo mencionado, "el silencio de la mujer", muchos suponen que este pasaje (2:11,12) se aplica a la asamblea pública de la iglesia. El pasaje indicado para eso es 1 Cor. 14:34,35. Allí se trata la asamblea pública de la iglesia, y aunque se trata en particular el silencio de las esposas de los profetas, el principio se aplica a toda mujer. Allí (14:34) la palabra griega para decir "callen" es sigao, que significa no hablar (para enseñar o participar públicamente). (Claro es que las mujeres pueden hablar para cantar).

    --"con toda sujeción". La misma palabra griega para decir "sujeción" aparece también en 3:4. Para estar los hijos en sujeción, ¿tienen que estar siempre mudos? En cuanto a clases bíblicas, enseñadas por los hombres, si se permiten preguntas y comentarios, no solamente las mujeres sino los mismos hombres que participan lo están haciendo "con toda sujeción". (Ahora, hablar sin permiso, y discutir fuertemente con el maestro, sería falta de sujeción, sea de parte de la mujer o del hombre).

    Pablo aquí trata de la mujer en todo aspecto de su vida (y no solamente cuando está en alguna asamblea pública de la iglesia). La vocación de ella es tal que le conviene aprender calladamente, mostrando sujeción, en lugar de tomar el papel del hombre. Su papel no es el de maestro (de hombres).

    Ahora esta sujeción debida no toca la cuestión de su estado espiritual delante de Dios. Ese es otro punto. En cuanto al valor de su alma, y su salvación eterna, ella es igual al hombre (Gál. 3:28; 1 Ped. 3:7). Dice 1 Cor. 11:11, "Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón". Aunque su papel es uno de sujeción, la mujer siempre puede ser salva (2:15), igual que el hombre.

Al índice

    2:12 -- "Porque". Ahora sigue la razón por qué la mujer debe aprender en silencio, con toda sujeción (ver. 11).

    --"No permito". Se expresa autoridad apostólica en el asunto. No es asunto de preferencia de uno. A los modernistas les gusta acusar a Pablo de prejuicio contra las mujeres porque él era soltero. Pero, aparte de hablar Pablo por inspiración, notemos que basa su instrucción en la autoridad de las Escrituras (ver. 13,14).

    --"a la mujer enseñar". Pablo no habla en lo absoluto, diciendo que de ninguna manera enseñe la mujer. Al contrario, en Tito 3:3-5 le manda que enseñe. Col. 3:16 dice que cantar es enseñar, y seguramente la mujer canta. En Hech. 18:24-26, una mujer participó en la enseñanza de un evangelista. Esta prohibición, como también la que sigue (ni ejercer dominio), está calificada por la frase "sobre el hombre".

    Aunque este pasaje (ver. 8-15) no puede ser limitado a asuntos de la asamblea pública de la iglesia, sí tiene aplicación a ella. Pero hay quienes aplican mal este versículo, separando la prohibición, de que la mujer no enseñe, de la frase que la califica: "sobre el hombre". Tuercen el versículo para que diga: "No permito a la mujer enseñar (en la iglesia), punto y aparte". Véase la frase abajo, "sobre el hombre", comentarios.

    La iglesia puede acordar tener clases bíblicas, y tener a mujeres como maestras de las clases para niños. En tal caso ellas no están enseñando en la asamblea pública de la iglesia, ni están ejerciendo autoridad sobre el hombre. No están violando este pasaje.

    --ni ejercer dominio". Otras versiones dicen "ejercer autoridad". La palabra griega para decir "ejercer dominio" literalmente quiere decir "ser autócrata" (es decir, persona que ejerce autoridad propia e ilimitada).

    Ella no ha de hacer esto ni en público, ni en privado. El hombre tiene su papel y sus funciones, y ella tiene los suyos, y ella no debe ejercer dominio en los de él. El es su cabeza (1 Cor. 11:3). Ella no debe deshonrar o afrentar su cabeza (1 Cor. 11:5).

    --"sobre el hombre". Pablo prohibe dos cosas con relación al hombre, y no solamente una. No dice: "la mujer no enseñe", y como cosa aparte, "la mujer no ejerza dominio sobre el hombre". Dice: no hacer esa cosa ni esta otra cosa sobre el hombre. Se le prohibe enseñar sobre el hombre, y se le prohibe ejercer dominio sobre el hombre.

    Un paralelo a esta expresión lo hallamos en Hech. 4:18, "...que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús". La prohibición era de no hablar en el nombre de Jesús, y de no enseñar en Su nombre. Claro es que no se prohibió a los apóstoles nunca hablar, y como cosa aparte, no enseñar en el nombre de Jesús.

    Los hermanos "anti clase bíblica" (los que se oponen a las clases bíblicas en el lugar de reunión) tratan de aislar la primera de las dos prohibiciones de la frase calificativa, "sobre el hombre", para que terminantemente se le prohiba a la mujer enseñar (una clase de niños).

    --"sino estar en silencio". La misma palabra griega para decir "silencio" aparece en el versículo 11. Referente a ella, véanse los comentarios allí.

    Esta frase representa lo contrario de enseñar, y ejercer dominio, sobre el hombre. En lugar de tomar la enseñanza pública, y en otras maneras ejercer dominio sobre el hombre, la mujer sumisa a la voluntad de Dios procura más bien ser persona quieta, sosegada, o tranquila.

    En las iglesias humanas, las mujeres que sirven de sacerdotisas y "pastoras" ¡violan la misma Palabra (de Dios) que públicamente profesan enseñar y representar! Son liberales en iglesias liberales. Han elevado su propia sabiduría por encima de la Divina.

    A veces se presenta el caso de las profetizas en tiempos bíblicos, como si este caso contradijera lo que Pablo dice aquí. Basta notar que ellas, al ejercer su don públicamente, lo hacían siempre dentro de los límites de su sujeción, pues el velo era señal de eso.

Al índice

    2:13 -- "Porque". Esta palabra siempre introduce una razón de lo que se acabó de decir.

    --"Adán fue formado primero, después Eva". Pablo ahora da la primera de dos razones (la segunda en el versículo siguiente) de por qué la mujer debe estar en sujeción, y no enseñar ni ejercer dominio sobre el hombre: ella fue segunda en la creación.

    La prioridad da preeminencia e importancia. La creación de Adán está narrada en Gén. 2:7. Dios lo puso a trabajar, habiéndole dado una constitución propia para ello (ver. 15). Adán existió por un tiempo solo (ver. 18). Luego, por no hallarse entre los animales ayuda idónea para él (ver. 20), Dios hizo de una costilla del hombre a la mujer (ver. 22). Ella fue creación subsecuente. Esto implica algo; la inferencia necesaria es que ella debe estar en sujeción a él, y no ejercer dominio sobre él.

    Ella fue hecha de él y para él. "Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón" (1 Cor. 11:8,9). "La mujer es gloria del varón" (11:7).

    Dios es el Autor de esta distinción en la jerarquía de los dos sexos. El Espíritu Santo llama a la mujer, "el vaso más frágil" que el hombre (en constitución física, y papel de operación) (1 Ped. 3:7). "El varón es la cabeza de la mujer" (1 Cor. 11:3). La cabeza guía al cuerpo; no lo sigue. Aun el mismo nombre de la mujer, Varona, fue derivado del nombre del hombre, Varón (Gén. 2:23, él ish, ella ishshah, nota al pie de la página).

    Todo esfuerzo de parte del hombre (varón o hembra) por confundir esta distinción es pura rebeldía.

Al índice

    2:14 -- "Y Adán no fue engañado". Ahora sigue la segunda razón de las dos (la primera dada arriba en el ver. 13). Compárese 2 Cor. 11:3.

    Pablo no niega que Adán pecó. Afirma lo que es historia; a saber, que Eva fue primera en la transgresión. Satanás escogió tentar a ella, no a él. Ella fue engañada, no él.

    --"sino que ... transgresión". Ella fue primera en la transgresión; con ella comenzó el pecado. Ella dijo a Dios: "La serpiente me engañó, y comí" (Gén. 3:13). Adán pecó, pero no fue engañado. El dijo a Dios: "La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí" (Gén. 3:12).

    A consecuencia de lo que hizo Eva, Dios le dijo, "... él se enseñoreará de ti" (Gén. 3:16). Esto explica por qué dice Pablo por el Espíritu Santo en este pasaje, que a la mujer se le prohibe enseñar y ejercer dominio sobre el hombre.

    Eva no fue "ayuda idónea" para su marido en este asunto, sino, después de ser engañada, le dio del fruto prohibido, induciéndole a pecar. Cuando Dios los confrontó, se dirigió primero a Adán, y después a Eva (Gén. 3:9,12).

    El hecho de que ella, no él, fue engañada, le niega la autoridad de liderazgo. El hombre se enseñorea de ella. ¡Esto lo dice Dios! ¡Ay del que confunda este orden divino en la relación entre el hombre y la mujer!

    Satanás es el gran engañador, el padre de la mentira (Apoc. 12:9; 13:14; 20:10; 2 Cor. 4:4; Juan 8:44; 2 Tes. 2:10).

Al índice

    2:15 -- "Pero". Se introduce un contraste. El haber incurrido en transgresión, de parte de la mujer (ver. 14), con la sujeción subsecuente, no quitará que ella se salve eternamente (ver. 15). Aquí hay consolación.

    --"se salvará engendrando hijos". La palabra griega para decir "engendrando hijos" es una sola, y es sustantivo, no verbo. Por eso otras versiones dicen, "será salvada por la maternidad" (ASV., P.B.). La NVI. dice, "función maternal". (La palabra griega en forma verbal aparece en 5:14, "críen hijos").

    Aquí se hace referencia al papel apropiado y peculiar de la mujer, el de dar a luz hijos. Véanse Gén. 1:28; 2:16; 4:1; 1 Tim. 5:14). Ella incurrió en transgresión, y como consecuencia de ello se le impuso la sujeción al hombre, pero siempre puede ser salva eternamente, al ocuparse en su papel principal en la vida, guardando su sujeción, y cumpliendo con las condiciones que siguen en el resto del versículo. Compárese Tito 2:4,5.

    Poder dar a luz hijos, y rehusar hacerlo, teniendo la esposa motivos egoístas, es ignorar su papel en la vida. ¿No dará cuenta a Dios? ¿Se salvará?

    Algunos creen que la referencia de Pablo apunta a Gén. 3:15, y al nacimiento virginal de Jesús. Pero tal interpretación ignora el hecho de que tanto la salvación del hombre, como la de la mujer, dependen de que de Jesús nació de mujer.

    --"si permaneciere". Debe ser plural, "permanecieren". Dice la Ver. Mod.: "ella se salvará ... perseverando ellas...". El pronombre "ella" se refiere a la mujer del versículo anterior. El plural "ellas" representa a todas las mujeres como clase de personas, representadas por ella. Eva representa a todas las mujeres. Compárese 1 Ped. 3:6, hijas de Sara.

    La palabra "si" hace condicional a la promesa de salvación. La función maternal en sí no garantiza la salvación eterna de las mujeres. Hay condiciones; el calvinismo dice lo contrario. La doctrina calvinista que afirma que "una vez salvada la persona, siempre es salva" (o sea, la imposibilidad de apostasía), es tumbada por toda pasaje bíblico estipulando condiciones. Si alguna mujer no permanece "en fe, amor y santificación, con modestia", ¿siempre se salvará?

    --"en fe, amor, y santificación". La frase "amor -- fe" aparece en 1:5. En cuanto a la fe, considérese Heb. 11:6; en cuanto al amor, 1 Juan 5:3; y en cuanto a la santificación, Heb. 12:14.

    --"con modestia". La misma palabra griega para decir "modestia" aparece también en 2:9. Véanse allí los comentarios sobre sofrosune. Otras versiones emplean las palabras "cordura", "buen juicio", "sensatez", "sobriedad".

    La mujer alcanza las bendiciones de Dios, no por medio de enseñar y ejercer dominio sobre el hombre (ver. 12), sino por medio de jugar su papel principal, en sujeción al hombre, y en su vida de obediencia al Señor. En esto ella halla la dicha de la vida ahora, y tiene para un mañana la esperanza de la vida eterna. Toda otra cosa es engaño del diablo, falsedad, y mentira. ¡Cómo incurre en transgresión la llamada "mujer liberada"!

 
 

A un índice                                          <<AnteriorSiguiente>>

free hit counter