LO QUE DIOS ABOMINA
Escribe: Mario Javier Moreno

 
 

 

 

INTRODUCCIÓN:

A.   La palabra abominación significa aquello que produce agudo desagrado, repulsión, sobre todo, desde el punto de vista moral o religioso.

B.    Para Dios hay muchas cosas que le son abominación. Hoy las vamos a estudiar para saber cuáles cosas abomina Dios y así no practicarlas para poder agradarle en todo.

C.    Tenemos que tener mucho cuidado porque hay cosas que Dios abomina. Desde el Antiguo Testamento Dios prohibió a su pueblo muchas cosas porque para él eran abominación.

 

I. DIOS ABOMINA:

A.   Para Dios era una abominación que los israelitas comieran, después de ciertos días, los restos de ciertos animales sacrificados. Lev.7:18. Esto era abominación para Dios, quien hiciera esto llevaría su propia culpa sobre el.

B.    Acostarse con animales es una abominación a Dios. Lev.20:13. Dios abomina esta práctica con animales.

C.    Traer una ofrenda a Dios que sea mal adquirida es una abominación a él. Deut.23:18. No se podía atraer a Dios ofrenda que no hubieran sido bien obtenida con un trabajo justo. Muchas veces podemos traer una ofrenda a Dios que no sea bien obtenida y esto es una abominación a Dios, Dios no lo acepta.

D.   Dios abomina la hechicería - la magia, la adivinación. Deut.18:9-13. Dios abomina estas cosas, pero muchas veces el cristiano cae en esta abominación al leer los horóscopos, o al visitar a este tipo de persona.

E.    También abomina las pesas y medidas incompletas. Deut.25:15-16. El fraude en las pesas es abominación a Dios. Tenemos que tener pesas exactas, sin quitar nada; tiene que ser justa la pesa.

F.    Abomina la sodomía, o sea la homosexualidad. Un hombre con hombre. 1 Reyes.14:24. Pero lamentablemente mucha gente está practicando este pecado y ya hay leyes que protegen este tipo de relación. Pero para Dios esto no cambia, ha sido una abominación para él y lo seguirá siendo siempre.

G.   La idolatría también es abominación para Dios. Deut.7:25; 13:12-16; 27:15. Hacer ídolos o adorarles era una abominación a Dios. Él desea que su pueblo lo adore solamente a él, pero los ídolos no sólo son de madera o piedra. Un ídolo es cualquier cosa que ocupe el primer lugar en nuestra vida, que debe ser para Dios. Hay muchas cosas que pueden ser nuestro ídolo.

1.      El trabajo, la esposa, la televisión, la música, el dinero. Todo lo que este ocupando el primer lugar en nuestra vida es nuestro ídolo, y eso Dios lo abomina.

H.  También cuando ofrecemos culto a Dios que no sea con sinceridad es una abominación a él. Isaías.1:11-14. Dios abomina una adoración que no sea sincera, de corazón, de acuerdo con su palabra. Dios siempre denunció esto. Mat. 15:7-9. Hermanos, cuando venimos a adorar a Dios lo debemos de hacer de corazón, sinceramente. Todo nuestro ser debe estar adorando a Dios, porque de lo contrario, para Dios sería una abominación que él no acepta. Tengamos cuidado cuando venimos a adorar a Dios.

I.      Los perversos de corazón son una abominación para Dios. Prov.11:20. Para Dios siempre hay diferencia entre los rectos y los perversos, los rectos para él son su deleite, su alegría, pero los perversos son abominación para el.

J.     Dios abomina la mentira. Prov.12:22. Dios se deleita en la veracidad, en la sinceridad, mientras abomina la mentira. La mentira es, no sólo una abominación para Dios, sino también un elemento destructor de la sociedad. Por eso siempre debemos decir la verdad, hablar la verdad. Ef.4:25. La mentira es del Diablo. Juan.8:44. Y los mentirosos irán al lago de fuego. Apoc. 21:8. Dios no puede mentir. Tito.1:2. Y como hijos de él, nosotros no debemos de practicar la mentira.

K.   Abominación son los sacrificios de los impíos. Prov.15:8. También muchos malvados ofrecían sacrificios a Dios, pero estos sacrificios, por muy costosos y numerosos que fuesen, no eran aceptados por Dios. No eran aceptados porque no se ofrecían con las debidas disposiciones de fe, y sinceridad de corazón. En cambio, la oración de los rectos es una delicia para Dios. Siempre habrá diferencia entre lo que ofrece el justo y lo que ofrece el injusto.

L.    El camino del impío es abominación a Dios. Prov.15:9. El carácter piadoso de una persona no se mide por la cantidad de actos religiosos que lleva a cabo, sino por el camino que ha escogido, es decir, por su conducta de acuerdo a la voluntad de Dios. No hay acto religioso por costoso o elevado que sea, que pueda compensar la desobediencia a Dios. Mat. 7:21-23. Hagamos lo que hagamos, si no es de acuerdo a la voluntad de Dios, es un camino perverso y es abominación a Dios.

M. Otra cosa que Dios abomina es el corazón altivo. Prov.16:5. Dios resiste a la persona altiva de corazón. Sant.4:6; 1 Ped.5:5. Hermanos no seamos altivos de corazón porque a Dios no le gusta.

N.  El que justifica al impío y condena al justo es abominación a Dios. Prov.17:15. Debemos de hacer juicios justos para que no caigamos en esta abominación a Dios. Hay mucha gente que a lo malo llama bueno y a lo bueno malo. Isaías.5:20. Debemos ver bien las cosas y hacer justo juicio.

 

CONCLUSIÓN:

A.   Hay muchas cosas que Dios abomina. Son cosas que irrespetan su santidad, su honor, y que nosotros debemos de alejarnos de ellas para que Dios se agrade de nosotros.

B.    No cometamos los errores que cometió el pueblo de Israel; seamos fieles a Dios en cumplir sus mandamientos y apartarnos de estas abominaciones que desagradan a Dios.

C.    Ofrezcamos sacrificios limpios a Dios de corazón y con sinceridad.

 

 

Managua, Nicaragua.

Fecha: 23-9-2003.

 

 
 

A un índice

free hit counter