¿Me amas más que éstos?

Juan 21:15-19

Por Tol Burk

(Enviado para publicación por Ed Rangel)

 

 

Después de haber resucitado Nuestro Señor apareció varias veces a los apóstoles y a otros discípulos (Pablo nos dice que en una ocasión apareció a más de 500, 1 Cor. 15:6). En una de las últimas ocasiones apareció a los apóstoles junto al mar de Galilea (o Tiberias), cuando ellos estaban pescando. Cuando llegaron ellos a tierra, Jesús ya tenía un almuerzo preparado y comieron todos. Después de comer, Jesús hizo una pregunta a Simón Pedro--"¿Me amas más que estos?" Y queremos hablar de esta pregunta ahora.

     Recordemos que apenas un mes antes de esta ocasión Cristo fue crucificado y todos los apóstoles le abandonaron. Y eso fue pocas horas después de que todos afirmaron sus intenciones de morir con Él, si fuera necesario. Lea Mat. 26:30-35. Cuando Cristo anunció la caída de todos, Pedro inmediatamente le dice, "aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré". Marc. 14:31 nos dice que los otros apóstoles afirmaron la misma cosa, pero sabemos que al llegar el arresto de Cristo, todos le dejaron muy pronto. 

     Cuando Pedro afirmó que estaba listo aun a morir con Jesús, el Señor le dijo en esa misma noche Pedro le negaría tres veces. Pedro lo negó, suponemos a gran voz, pero sabemos que así sucedió. El evangelio de Lucas, en 22:54-62, nos cuenta lo que ocurrió. Quiero hacer notar los versículos 59-61 en particular--tan pronto como negó Pedro por tercera vez, cantó el gallo, y Jesús volteó hacia Pedro y le miró. Imagínese usted la impresión que este hecho hizo en la mente de Pedro--después de sus palabras "fuertes" al contrario, él ya ha negado al Señor tres veces en muy poco tiempo. En este momento, Pedro se fue y lloro amargamente. 

     En este contexto el Señor pregunta a Pedro, "¿Me amas más que éstos? Algunos han preguntado, "¿Por qué Cristo le preguntó tres veces?" Aunque la Escrituras no nos dan la respuesta, muchos han notado que tal como Pedro negó a Cristo tres veces, de la misma manera Jesús le preguntó tres veces. Si fue eso, o fue solamente que Cristo quiso enfatizar el punto, no lo podemos decir con certeza. Pero hablaremos más de las tres veces enseguida. Queremos pensar en "éstos" un momento. ¿A qué se refiere "éstos"?--¿a los otros discípulos o a las cosas de la vida anterior de Pedro, las naves, las redes, etc. de pescador? Hay algunos que entienden que "estos" se refiere a los demás discípulos, refiriéndose a las palabras de Pedro, aunque todos te dejen, yo no lo haré. Si es así, la pregunta es, Pedro, ¿en verdad me amas más que los otros discípulos? 

     Pero entiendo que la pregunta se refiere al negocio de un pescador. Recordemos que Jesús llamó a Pedro cuando él trabajaba de pescador. Parece que después de ver al Cristo resucitado, los apóstoles todavía no entiendían el "plan" del Señor para ellos. Dentro de unas cuantas semanas, Pedro vuelve a su antigua labor--a su vida como era antes de llegar Cristo. Ya que Jesús está muerto, no pueden "estudiar" con Él. Entonces Pedro volvió a la vida diaria. Si es así, la pregunta de Jesús era, Pedro, ¿me amas más que a todas estas cosas que tenías antes de conocerme? Cristo quiere hacerle ver que nunca será un pescador, sino testigo de El y evangelista. 

     Pero hay otro punto importante que no se nota en nuestras traducciones. Cuando Cristo preguntó a Pedro, usó la palabra griega "ágape". Este amor es el amor que viene de la voluntad, no de las emociones, y causa que el que "ama" siempre hace lo mejor por el objeto de su amor. En otras palabras Cristo pregunta a Pedro, "¿me amas con todo tu corazón?". Al contrario, cuando Pedro responde al Señor, el usa la palabra griega "fileo" que no alcanza el nivel del amor "ágape"--es más como cariño o aun aprecio, que un amor fuerte. Entonces usando estas palabras en una "traducción" vemos mejor lo que en verdad pasó: Cristo preguntó, "¿En verdad me amas con todo tu corazón, más que a la vida que tenías antes? Pedro responde, "Si, Señor, tú sabes que te aprecio mucho (o te tengo mucho cariño)." 

     De nuevo, Cristo hace la misma pregunta a Pedro--tratando quizás, de "levantarle" al nivel de verdadero amor. "¿Me amas de todo corazón?" Y Pedro vuelve a decir lo mismo--tengo mucho cariño o te aprecio mucho. Entonces, la tercera vez, Cristo desciende al nivel de Pedro, "¿Pedro, en verdad me aprecias?" En vez de usar la palabra griega "ágape", Cristo ahora usa "fileo". Podemos suponer que Pedro vio la diferencia y se entristeció por eso. Creo que el punto de Cristo ya fue evidente a Pedro--no seas muy pronto para hacer promesas que no vas a cumplir.

     Como sabemos Pedro llegó a ser uno de los apóstoles más fuertes del Señor. Historia nos dice que Pedro murió por ser cristiano alrededor del año 64. Su amor no se quedó al nivel de "fileo", sino progresó a un verdadero amor "ágape".

     Hay dos puntos que queremos notar para nosotros hoy en día: 
         1) A cada persona le cuesta algo seguir al Señor. Antes de empezar nuestro servicio a Él, debemos entender esto, y debemos hacer el compromiso de ponerle antes de cualquier otra cosa. Luc. 14:26-27 y Luc. 9:23 hablan de eso. La parábola del sembrador (Luc. 8:4--) también habla de los que reciben el evangelio con gozo, pero no tienen raíz y tan pronto como vienen los problemas, se caen. El arrepentimiento significa dejar el pecado--la confesión requiere que digamos lo mismo que es Cristo. 

         2) Creo que casi todos fuimos salvos por temor al Infierno--no queremos estar allí por la eternidad. Pero el temor solo no es suficiente para estimular a seguir fieles "hasta la muerte". El único motivo que tiene tanto poder es el amor. Debemos, entonces, llegar a amar a nuestro Dios con todo el corazón, porque solamente así tendremos la voluntad de seguir fieles toda la vida. Y debemos crecer en este amor--no empezamos con este amor. Como Pedro, el cristiano recién convertido aprecia mucho al Señor, pero el cristiano maduro debe amarle con todo el corazón.

Tol Burk
501 N. Mill St.
London, Ky 40741
USA

A un índice

 

   
free hit counter