¿NOS PARECEMOS A JONÁS?
Jonás 1:1-16

Por Emilio Acevedo
 

 
 

 

 
 


   
En esta porción bíblica vemos el gran interés de Dios por advertir  de sus pecados, con el propósito de salvar, aun a las naciones paganas si se arrepienten. Para esta obra Dios tenía un plan y también su hombre, JONÁS. Este especial profeta vivía en la ciudad de Gat-hefer  una villa a unos seis kilómetros al norte de Nazaret. Profetizó en los días de Joroboam II (2 Reyes 14:25).

 Jonás fue comisionado por Dios para ir a Nínive, la orden que recibió fue: ”Levántate y vé a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí.. Pero él en lugar de obedecer a Dios decide huir. (Jon. 1:2-3).

    JONÁS  Significa “paloma” (por lo que vemos, no de las men-sajeras).

    Hoy, como en los días de Jonás, Dios tiene un plan para salvar al mundo, un mensaje redentor  que todo el mundo debe oír, el evangelio. Todo cristiano tiene un importante lugar, como mensajero,  en este plan de Dios. La orden que tenemos es: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”  Somos el  “…pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable…”  (Mr. 16:15-16  1 Ped. 2:9).

    Estamos en la misma condición de Jonás ¿Cuál es nuestra actitud? ¿Nos parecemos a Jonás?

HAGAMOS UNA COMPARACIÓN
: 

    1.  A Jonás , el juicio que vendría sobre la gran ciudad de Nínive no le preocupó.  ¿Nos preocupa a nosotros el estado perdido de nuestros familiares, amigos y vecinos? ¿Qué estamos haciendo para advertirle de su condición sin Dios? (Rom.3:23).

    Jonás estaba dispuesto a servir a Dios, pero no en labores tan complicadas, por eso huyó.

    ¿Estamos más preocupado por nuestra comodidad que de las almas perdidas, por las cuales también Cristo murió?  ¿Qué esfuerzo hacemos para cumplir las órdenes de nuestro Señor?  La incógnita es una manera de huir.

2.
  Jonás no estaba dispuesto a sacrificar la comodidad de su religión. ¿Ir a Nínive y pregonar que serían condenados por sus pecados? ¿decirles que se arrepintiéran? ¡eso es muy peligroso!

    Es cómodo tomar la Biblia e ir a los servicios de la iglesia cada domingo. Pero ¿eso de acompañar a los hermanos a evangelizar?  ¿decir  a los amigos y familiares que están perdidos? ¡Es muy complicado!

3.
Jonás durmiendo, mientras los paganos de rodillas rogaban a sus dioses (Jon.1:6).

    Los  grupos sectarios invaden plazas y calles con un evangelio distorsionado, mientras muchos cristianos duermen.

    Hermanos vivimos en un mundo que está muriendo perdido. ¿Qué haremos?

   
¿Seremos como Jonás, en buscar como escapar de nuestro deber?
    ¿NOS PARECEMOS A JONÁS?
   Finalmente, después de muchas dificultades,  Jonás muestra un cambio de actitud. “Y se levantó Jonás, y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová” (Jonás 3:3).
Dios también espera un cambio en nosotros.

    En esta vida, no hay nada que satisfaga más el alma que el trabajo que hacemos por el Señor. “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo   en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro  trabajo en el Señor no es en vano.” (1 Cor. 15:58).

    ¡Cuántas de las cosas que hacemos con gusto y a menudo resultan en trabajo vano!

    Gracias a Dios, porque cuando hacemos lo que Él pide de nosotros, ¡no trabajamos en  ser en vano!


    A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies”, Mateo 9:37-38.

Emilio Acevedo S.
E-mail milines55@yahoo.com

A un índice

A ¡No dividan la iglesia! por el mismo
autor

 
   
free hit counter