Home page


La Segunda Epístola a los Corintios

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

La Consolación Verdadera (1:1-3)

 

INTRODUCCIÓN 

1. ¿Ha conocido Usted a personas que a pesar de la tragedia fueron capaces de ofrecer consuelo a otros?
   a. Conozco una mujer que en un lapso de dos años perdió a su esposo, su padre, y sus dos hijos
   b. Sin embargo cuando la vi en el funeral del último en morir, estuve impresionado por la forma en que...
      1) Ella amablemente iba de un lado a otro acogiendo a los que venían a darle su respeto
      2) Ella ofrecía consuelo a los demás, cuando usted podría pensar que era ella la que lo necesitaba 

2. Por otra parte, algunas personas están devastadas por adversidades personales...
   a. Ellos no encuentran paz, ni consolación
   b. Ellos ciertamente no están en posición de ayudar a otros 

3. ¿Cuál es la diferencia? ¿Dónde se forman aquellos que son capaces de consolar a otros mientras resisten su tragedia para recibir la fortaleza para ayudar a los demás?
   a. El apóstol Pablo fue un individuo que había aprendido el secreto
   b. Y él lo transmitió a nosotros en su segunda epístola a los Corintios 

   [Es en 2 Cor 1:3-5 donde aprendemos sobre La Consolación Verdadera” (lea). Note primero todo lo relacionado con...] 

I. LA FUENTE DE “LA CONSOLACIÓN VERDADERA” 

   A. MUCHOS BUSCAN LA CONSOLACIÓN “EN LOS SITIOS EQUIVOCADOS”...

      1. Algunos pensando que sus problemas no son tan graves como los de otros

      2. Algunos pensando que se les darán todas las cosas

      3. Algunos pensando que no pueden ser ayudados

      4. Algunos intentando olvidar

      5. Algunos emocionándose y envolviéndose en los placeres de la carne

      6. Algunos molestándose y quejándose 

   B. PERO EL CONSUELO VIENE DE DIOS...

      1. Él es llamado el “Dios de toda consolación” – 2 Cor 1:3

      2. ¿Por qué Él?
         a. Porque Él es también el “Padre de misericordias” – ver 2 Cor 1:3
            1) El término “padre” indica “fuente”
            2) Entonces Él es la fuente de todo tipo de piedad y misericordia – ver Sant 1:17
         b. La consolación es solo una de Sus muchas misericordias, y entonces Él es descrito como:
            1) El “Dios de toda consolación” – 2 Cor 1:3
            2) El “Dios de la paciencia y de la consolación” – Rom 15:5

      3. Como el Dios de TODA consolación, no hay limitación a la consolación que Él provee 

   [La fuente de “La Consolación Verdadera”, entonces, es Dios. Pero, ¿cuándo viene y cómo...?]
 

II. EL REGALO DE “LA CONSOLACIÓN VERDADERA” 

    A. ES OTORGADO “EN TODAS NUESTRAS TRIBULACIONES”...

       1. Dios nos consuela cuando más se necesita – 2 Cor 1:4

       2. Como nos enseña en otras partes, Dios no nos abandona en tiempo de necesidad...
          a. “No te desampararé, ni te dejaré.” – Heb 13:5b
          b. El no permitirá que seamos tentados más de lo que podamos soportar” – 1 Cor 10:13
          c. Si, aun en “el valle de sombra de muerte”, Él está allí para consolarnos – Sal 23:4

       3. Por cierto, entre más grande sea la aflicción, ¡más grande es el consuelo! – 2 Cor 1:5
          a. Así como abunda el sufrimiento...
          b. ¡...así abunda la consolación! 

    B. ES OTORGADO “POR MEDIO DE CRISTO”...

       1. “...así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación” – 2 Cor 1:5
          a. Lo mismo que con todas las otras bendiciones espirituales, es encontrada solo “en Cristo” – Ef 1:3
          b. Para recibir la consolación que viene de Dios, entonces, ¡debemos estar “en Cristo”!

       2. Estando “en Cristo”, hay dos vías por medio de las cuales es dada la consolación...
          a. La Palabra de Dios – ver Rom 15:4
          b. La oración – ver Fil 4:6-7 

   [En realidad, hay una tercer vía por la que “La Consolación Verdadera” otorgada por Dios se nos es dada en Cristo, pero que llegará claramente mientras consideramos...]
 

III. EL PROPÓSITO DE “LA CONSOLACIÓN VERDADERA” 

     A. PARA CONSOLAR A LOS DEMÁS...

        1. “...para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación” – 2 Cor 1:4

        2. “La consolación que Dios da por medio de Cristo no es sólo para nuestra consolación privada

        3. “Dios no nos consuela dándonos comodidad, sino que nos hace consoladores.” – John Henry Jowett (1817-1893)

        -- Sí, ¡nuestra consolación está diseñada para ser compartida! 

     B. UN CASO EN CUESTIÓN...

        1. Como Dios consoló a Pablo – 2 Cor 7:4-7,13
           a. Los corintios consolaron a Tito por la forma en que ellos lo recibieron
           b. Así consolado por la recepción de los corintios, la venida de Tito consoló a Pablo
           c. ¡Sin embargo Pablo vio que la fuente de esta consolación era encontrada finalmente en Dios!

        2. Esto revela otra vía por la que Dios proporciona Su consuelo
           a. Podría venir DIRECTAMENTE de Dios (en este caso, por medio de Su Palabra – Rom 15:4)
           b. Podría venir también INDIRECTAMENTE de Dios, por medio de las exhortaciones de otros – ver 1 Tes 4:18

        3. Tristemente, muchas personas descuidan todas las vías por medio de las cuales Dios ofrece “la consolación verdadera”
           a. No se alimentan de la Palabra y de la oración, para recibir consolación en forma directa
           b. ¡Ni desarrollan la red de relación con otros cristianos, por medio de los cuales Dios podría consolarlos indirectamente cuando lo necesiten!

           -- Pero cuando son utilizadas todas las vías, entonces “la Consolación Verdadera” es posible, ¡y podemos pasar de largo las tribulaciones!
 

IV. UNA CONSECUENCIA DE “LA VERDADERA CONSOLACIÓN” 

    A. LA GRATITUD, MEZCLADA CON LA ADORACIÓN

       1. Pablo inició nuestro texto con estas palabras: “Bendito sea el Dios y Padre...” – 2 Cor 1:3

       2. Fue “la consolación verdadera” que él había recibido lo que lo movió a alabar a Dios 

    B. TAL ALABANZA ES SOLAMENTE NATURAL...

       1. No sólo debido a la consolación que hemos recibido

       2. ¡Sino debido también a la consolación que podemos ahora transmitir a los demás!
 

CONCLUSIÓN 

1. ¿Está usted fallando en esta “consolación verdadera”?
   a. Tal vez lo ha estado buscando en los lugares equivocados...
      1) Solo viene del “Dios de toda consolación”
      2) Y viene sólo “por medio de Cristo”

      -- ¿Está usted en Cristo? – vea Gál 3:27

   b. Tal vez usted no se está beneficiando de la consolación que Dios da a otros...
      1) Hay aquellos que serían felices de compartir su consolación con Usted
      2) ¡Pero usted debe estar dispuesto a desarrollar la relación necesaria para que tal consolación viaje de ellos hacia usted!

      -- ¿Está usted trabajando en su relación con los cristianos que está relacionado? – ver Fil 2:1-5 

2. Para aquellos que son cristianos fieles, al haber disfrutado en plenitud de “la consolación verdadera”, recuerde estas exhortaciones...
   a. “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.” - 1 Tes 5:11
   b. “También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos.” – 1 Tes 5:14 

   Hagamos estas cosas, y todos experimentaremos “la consolación verdadera” por la que desearemos decir:

   “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación...” (2 Cor 1:3)

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal
 

free hit counter